PUBLICACIONES Y ARTÍCULOS

 

 

 

El sentido del olfato del perro

Tomado de: Alabama Cooperative Extension System. Reviewed June 2011; UNP-0066

Introducción

El olfato, el acto o proceso de oler, es el sentido especial primario de un perro. Se dice que el sentido del olfato de un perro es mil veces más sensible que el de los humanos. De hecho, un perro tiene más de 220 millones de receptores olfativos en la nariz, mientras que los humanos solo tienen 5 millones. Debido a este agudo sentido del olfato, hoy en día, las personas usan el agudo sentido del olfato de un perro de muchas maneras: en misiones de búsqueda y rescate para encontrar personas perdidas, víctimas de homicidio y materiales forenses de cadáveres, en la detección de narcóticos y productos agrícolas de contrabando. En los últimos años se ha venido demostrando la utilidad de los perros en la detección de ciertos tipos de tumores en humanos y de bajas de azúcar en pacientes con diabetes, entre otros.

Anatomía

La nariz de un perro consiste en un par de fosas nasales (narinas) que le sirven para inhalar aire y detectar olores y una cavidad nasal. Las células receptoras olfativas en la nariz de un perro se extienden por toda la capa de epitelio olfativo especializado que se encuentra en los huesos etmo turbinados de la cavidad nasal. La porción olfativa de la membrana mucosa nasal contiene un rico suministro de nervios olfativos que finalmente se conectan con el lóbulo olfativo altamente desarrollado en el cerebro del perro. Los perros poseen una cámara olfatoria adicional llamada órgano vomeronasal que también contiene epitelio olfativo. El órgano vomeronasal, conocido como el órgano de Jacobson, consiste en un par de sacos alargados llenos de líquido que se abren en la boca o la nariz. Se encuentra por encima del techo de la boca y detrás de los incisivos superiores.

Las células receptoras olfativas en el órgano vomeronasal también envían impulsos a la región del hipotálamo asociada con comportamientos sexuales y sociales. Se cree que este órgano es importante en la detección de feromonas (olores corporales), lo cual podría explicar la capacidad del perro para identificar y reconocer a otros animales y personas.

Fisiología

La nariz de un perro es normalmente fría y húmeda. La humedad secretada por las glándulas mucosas en la cavidad nasal captura y disuelve las moléculas en el aire y las pone en contacto con el epitelio olfativo especializado dentro de la nariz.

Los perros usan el olfateo para maximizar la detección de olores. El olfateo es en realidad una interrupción del patrón de respiración normal. El olfateo se logra a través de una serie de inhalaciones y exhalaciones rápidas y cortas.

Las moléculas de olor en el epitelio olfativo de la cavidad se difunden a los cilios de las neuronas receptoras que generan impulsos nerviosos que son transmitidos por los nervios olfativos al cerebro del perro, que tiene un lóbulo olfativo bien desarrollado. Esto le permite al perro reconocer un olor y seguir un rastro.

 

Referencias

  • American Rescue Dog Association. (2nd ed.) (2002). Search and rescue dogs: Training the k-9 hero. New York, NY: Howell Book House, Wiley Publishing, Incorporated.
  • Campbell, K. L., Corbin, J. E., & Campbell, J. R. (2005). Companion animals: Their biology, care, health, and management. Upper Saddle River, NJ: Pearson Education, Incorporated.
  • Case, L. P. (1999). The dog: Its behavior, nutrition, and health. Ames, IA: Iowa State University Press.
  • Gerstenfeld, S. L., & Schultz, J. L. (1999). ASPCA complete guide to dogs. San Francisco, CA: Chronicle Books LLC.
  • Giffin, J. M., & Carlson, L. (3rd ed.) (2000). Dog owner’s home veterinary handbook. New York, NY: Howell Book House, Hungry Minds, Incorporated.
  • Guthrie, S., Lane, D., & Sumner-Smith, G. (2001). Ultimate dog care. Lydney, Gloucestershire, UK: Ringpress Books.
  • Randall, D., Burggren, W., & French, K. (5th ed.) (2002). Eckert animal physiology: Mechanisms and adapta­tions. New York, NY: W.H. Freeman and Company.
  • Reece, W. O. (12th ed.) (2004). Dukes’ physiology of domestic animals. Ithaca, NY: Cornell University Press.
  • Whitehead, S., Viner, B., Cuddy, B., & Sullivan, K. (1999). Dog: The complete guide. London, UK: Team Media.

 

Bergere, el perro que detectaba la hipoglucemia de su propietario mientras este conducía

 

Publicado en: © 2006 Diabetes UK. Diabetic Medicine , 23 , 335–336 335 

Los eventos de hipoglucemia que ocurren mientras se conduce son extremadamente peligrosos tanto para un paciente diabético como para cualquier persona [1]. Después de años de vivir con el diagnóstico de diabetes y sufrir episodios repetidos de hipoglucemia los pacientes diabéticos pueden desarrollarla sin darse cuenta. Este artículo cuenta como un perro puede convertirse en detector confiable de hipoglucemia en pacientes incapaces de percibir estos episodios [2].

Un granjero diabético tipo 1, nacido en 1928 y que se aplicaba insulina NPH como parte de su tratamiento, conducía su carro mientras su perro Bergere dormía generalmente en el asiento del pasajero. De repente, el perro se sentaba, miraba al conductor y ladraba continuamente hasta que el granjero detenía el vehículo. Éste verificaba su nivel de glucosa y comía azúcar, pues todas las mediciones le mostraban hipoglucemia. El paciente no era consciente de los episodios. Después de 17 años de detección repetida de hipoglucemia mientras conducía, Bergere murió.

En el mundo ya se entrenan perros de "alerta médica" para detectar hipoglucemia en pacientes con diabetes tipo 1. LATIMOS – BOCALÁN COLOMBIA comenzarán el próximo año con el entrenamiento de este tipo de perros con certificación internacional en el país.

Referencias 

   *  Harsch IA, Stocker S, Radespiel-Tröger M, Hahn EG, Konturek PC, Ficker JH et al. Traffic hypoglycaemias and accidents in patients with       diabetes mellitus treated with different anti-diabetic regimens. J Intern Med 2002; 252 : 352–360.

   *  Stocks AE. Can dogs help patients with hypoglycaemia? Diabetologia 2002; 45 : A79.

Perros detectores de hipoglucemias – Perros para personas con diabetes

 

Bocalan es la entidad pionera en España en el entrenamiento de perros para detectar hipoglucemias en personas con diabetes. Un trabajo avalado por una serie de investigaciones en prestigiosas universidades británicas. Gracias a la colaboración con Medical Detection dogs de Inglaterra, Bocalán ha implantado desde hace unos años un novedoso programa de entrenamiento de perros que son capaces de olfatear las bajadas de azucar en una persona con diabetes tipo 1. Continua...

Modificar o entrenar conductas

Llevo muchos años dedicado a trabajar sobre la conducta y de forma habitual me encuentro con una separación irrelevante, entre la creación de conductas con el entrenamiento y la modificación de conducta en clínica del comportamiento; tanto es así, que tras pasar muchas horas con la teoría del aprendizaje, siempre me encuentro con alumnos que preguntan – ¿ Cuando empezamos con modificación de conducta?. Continua...

Manejo de la conducta agresiva

Con total seguridad, el manejo de la conducta agresiva es la asignatura mas compleja dentro de la modificación de conducta, especialmente cuando trabajamos con animales.

La agresión debe ser entendida como una estrategia, muchas veces incorrecta, que los individuos realizan para acceder o proteger un recurso, disputar ante un oponente sexual, defenderse, como respuesta redirigida del dolor o la frustración, o como una práctica juvenil que pone a prueba las capacidades del individuo para sobrevivir en un combate y salir airoso. Continua...

Entrenamiento funcional de conductas a modificar

Puede inicialmente que parezca algo incongruente: entrenar y reforzar conductas que queremos modificar.

Pero como siempre ,todo puede tener una vuelta de tuerca y posiblemente tengamos otro elefante en la habitación del que no somos del todo conscientes y podamos contar con una herramientas mas en nuestro ” Tool Box ”. Continua...